2021 LIBRO

Lecciones Serie 2021

Encontrá acá todas las lecciones escritas + el video en vivo grabado por nuestra pastora.

Lección 1: Un Camino Desconocido

OREMOS:
“Señor amado, por tu gracia iniciamos un nuevo año sin saber qué nos espera en él. Por todo eso nos acercamos ante tu presencia para pedir tu dirección y sabiduría, necesitamos sentirte cerca caminando a nuestro lado en cada trayecto de este camino desconocido que hoy comenzamos a transitar. Háblanos Señor, en el nombre de Jesús, AMÉN”.

PALABRAS CLAVES: COMPAÑÍA / ÍDOLOS / DESCANSO
INTRODUCCIÓN:
Comenzamos un nuevo año con expectativas y sueños por alcanzar, algunos planes inconclusos que terminaremos de concretar en este tiempo y otros que iniciaremos. Cada año nos ofrece un abanico de oportunidades para crecer, superarnos y alcanzar desafíos que determinamos seguir. Esa es la vida de quien tiene a Jesús como su Señor, vive esperanzado y animado, pero hay una clave para esto.
Piensa en esto: Dios creó los días y los años, unos marcados por las puestas y salidas del sol y otros por el transcurrir de las cuatro estaciones. Los primeros pueden llegar a ser millares en nuestras vidas pero los segundos no pasan el centenar. El paso de los mismos nos invita a pararnos y reflexionar, tenemos 365 páginas en blanco para escribir. Es necesario descubrir entonces esa clave para el éxito de nuestra vida pasajera…

VERSÍCULO LEMA:
“Moisés dijo a Dios: Si no vas a acompañarnos, no nos pidas que salgamos de aquí. Acompáñanos, y seremos diferentes de los otros pueblos de esta tierra. ¿Cómo van a saber los israelitas que tú confías en mí, si no vienes con nosotros?”
Éxodo 33. 15 y 16 (TLA)
“Si tu presencia no va con nosotros, no nos hagas partir de aquí” “Si tu rostro no ha de ir conmigo, no nos saques de aquí”

DESARROLLO:
- DESTRUIR NUESTROS ÍDOLOS
Vamos a trasladarnos al desierto (ref. bíblica: Éxodo 32) donde el pueblo de Israel pierde la paciencia esperando el regreso de su líder, Moisés, quien había subido al monte Sinaí a recibir las tablas del pacto. Al parecer la tardanza del patriarca había desanimado a tal punto que lo dieron por muerto y buscaron otras alternativas pidiéndole entonces a Aarón que fabricara algún dios para adorarlo (32.1). Fue entonces que trajeron todas las joyas de oro que habían rescatado de Egipto y fundieron el metal para crear el “becerro de oro”.
MIENTRAS AARÓN FABRICABA UN dios PARA EL PUEBLO, MOISÉS HABLABA CON EL DIOS VERDADERO
¿Qué reacción tiene Moisés al bajar del Monte y ver el festival que el pueblo estaba celebrando a un dios fabricado?
En forma inmediata se apodera del becerro, lo quema, lo tritura y lo dispersa. Según el relato de Éxodo arroja los restos al agua y el pueblo la bebe, en Deuteronomio (cap. 9) Solo se dice que lo arroja al agua de un arroyo.
Un dios puede ser cualquier cosa a la cual le otorgues más valor en tu corazón que a Dios, aquello a lo cual tu adoras de tal manera que lo pones sobre todo. Jesús advirtió acerca de esto diciendo: “Dónde está tu tesoro allí está tu corazón” (San Mateo 6.21).
ES NECESARIO DESTRUIR NUESTROS ÍDOLOS Y ENTREGARLOS A DIOS

- RENDIDOS EN DEPENDENCIA
Después de este incidente tan triste y errado del pueblo, Dios le da orden a Moisés de levantar el campamento en el desierto y partir hacia la tierra prometida (ref. bíblica Éxodo 33). A partir del versículo 12 aparece el diálogo del patriarca con el Señor:
“Tú insistes en que yo debo guiar a este pueblo, pero no me has dicho a quién enviaré conmigo. También me has dicho que soy tu amigo y que cuento con tu favor. Pues si realmente es así, dime qué quieres que haga. Así sabré que en verdad cuento con tu favor” (NVI)
MIENTRAS NOSOTROS NOS PREOCUPAMOS POR EL MAÑANA DIOS ESPERA QUE APRENDAMOS A RECONOCERLO DIOS
- Moisés reconoce que ocupa un liderazgo porque Dios lo ha establecido (no hombre alguno) “tú insistes”
- Moisés reconoce la necesidad de ser acompañado “a quién enviaré conmigo”
- Moisés se llama amigo de Dios y portador de su favor, y confronta al Creador diciéndole: “si realmente es así dime que quieres que haga”
Santiago 4. 13-15 (NVI) dice: “Ahora escuchen esto, ustedes que dicen: Hoy o mañana iremos a tal o cual ciudad, pasaremos allí un año, haremos negocios y ganaremos dinero. ¡Y eso que ni siquiera saben que sucederá mañana! ¿Qué es su vida? Ustedes son como la niebla, que aparece por un momento y luego se desvanece. Más bien deberían decir: SI EL SEÑOR QUIERE, VIVIREMOS Y HAREMOS ESTO O AQUELLO”.
ES NECESARIO RECONOCER TODOS LOS DÍAS QUE NO PODEMOS SOLOS

- COMPAÑÍA PARA EL CAMINO
Ahora Moisés le hace a Dios una proposición imposible: “Si tú mismo no vas a acompañarnos no nos hagas salir de aquí” (vs. 15) ¿Cómo iban a quedarse viviendo en el desierto? Esto es como si le dijéramos a Dios que no queremos vivir más si ÉL NO NOS ACOMPAÑA… pero el patriarca estaba espantado por el desafío de transitar un camino desconocido y necesitaba la seguridad de que a cada paso estaría a su lado.
Así como el salmista nuestra oración de todos los días debería ser: “Instrúyeme, Señor, en tu camino para conducirme con fidelidad. Dame integridad de corazón para temer tu nombre” Salmo 86.11 (NVI)
MIENTRAS LA PREOCUPACIÓN TE ENFERMA DIOS SIGUE CAMINANDO A TU LADO ESPERANDO QUE APRENDAS A DESCANSAR EN EL
Aparece la promesa firme de DIOS hacia Moisés y nosotros: YO MISMO IRÉ CONTIGO Y TE HARÉ ESTAR TRANQUILO (Éxodo 33.14 TLAI)
ES NECESARIO QUE AFIRMES ESTA PROMESA EN TU CORAZÓN SIEMPRE

CONCLUSIÓN:
Observa que la falta de paciencia y la desesperación ante la espera llevó a los israelitas a poner su esperanza en “dioses” fabricados por ellos mismos. En ocasiones como vemos que Dios no responde de la manera y el tiempo que nosotros queremos nos apartamos de Él y construimos altares de adoración a otros dioses como el trabajo, los entretenimientos, alguna persona especial, y aún nosotros mismos.
Aquellos que caminan con Dios tienen total dependencia en ÉL, así como Moisés necesita que el Señor les revele “qué quieres que haga?”, son amigos y cercanos a su corazón, y disfrutan de su favor.
Se nota quien transita su vida “en descanso” ya que ha aprendido a aplicar lo que dice el Salmo 55.22 (PDT)
“Confía al Señor todas tus preocupaciones, porque él cuidará de ti; EL nunca permitirá que el justo quede derribado para siempre”.
Después de haber transitado un año distinto y comenzar otro con bastante incertidumbre que bueno es aceptar que necesitamos imperiosamente SU COMPAÑÍA PARA CAMINAR TRANQUILOS POR ESTE SENDERO DESCONOCIDO…

RECORDAMOS LAS PALABRAS CLAVES: COMPAÑÍA / ÍDOLOS / DESCANSO

PREGUNTAS:
¿Te consideras una persona dependiente de Dios? ¿Cuánto temor o ansiedad te produce no ver con claridad el futuro? ¿Cómo influye en tu vida los acontecimientos inesperados que se salen de tu control?

ORAMOS:
“Amado Señor, hoy tomamos la promesa que estarás con nosotros todos los días de nuestra vida dándonos descanso. Creemos firmemente que tu favor nos guiará en cada situación por la tengamos que atravesar y nos esforzamos en dejar nuestras preocupaciones en ti todos los días. En el nombre de Jesús, AMÉN”.

Lección 2: Entendiendo las Transiciones (Parte 1)

OREMOS:
“Amado Señor, presentamos nuestra vida delante de ti, aquí están las hojas en blanco que aún no han sido escritas y te pedimos que nos enseñes a conocer tus planes, a reconocerte en cada paso y a crecer en sabiduría cuando las cosas no salen como esperábamos. Háblanos Señor y enséñanos cómo transitar cada uno de nuestros días. En el nombre de Jesús, AMÉN”.
PALABRAS CLAVES: TRANSICIÓN / CAMBIOS / SABIDURÍA
INTRODUCCIÓN:
El origen de la palabra transición viene del latín “transitio” y se define como la acción y efecto de pasar de un estado a otro distinto. Cambio en un modo de ser o estar, proceso con una cierta extensión de tiempo.
La vida está llena de transiciones. Una transición es «un período en que se pasa de un estado de certeza a otro, con un intervalo de incertidumbre y cambio entre los dos»
Todos nosotros estamos transicionando porque sea como sea estamos de paso, vamos acabando algo y al mismo tiempo comenzando.
Esta etapa de ajustes se inicia cuando vemos la necesidad de un cambio y decidimos realizarlo con la ayuda del Señor, cada transición nos llevará a madurar en nuestra vida cristiana.
VERSÍCULO LEMA:
“Nuestra vida es como la hierba, que pronto se marchita, somos como las flores del campo: crecemos y florecemos, pero tan pronto como sopla el viento, dejamos de existir y nadie vuelve a vernos. En cambio, el amor de Dios siempre será el mismo, Dios ama a quienes lo honran y siempre les hace justicia a sus descendientes”.
Salmo 103. 15-17 (TLA)
DESARROLLO:
- LA TRANSICIÓN OCURRE
Cuando iniciaste tus estudios o tu emprendimiento, tal vez te casaste o te dieron un diagnóstico inesperado se inició un tiempo de “enfrentar situaciones nuevas”. La vida tiene altas y bajas, tiempos de alegría y de tristeza, de éxito y de derrota. La incertidumbre es cuando cometemos los errores más graves y en ocasiones nos perdemos. Moisés fue llevado por Dios al monte para contemplar la tierra prometida y es allí donde comprende su finitud, asume que no entrará en ella y solicita a Dios que nombre a un hombre para que haga entrar al pueblo a esa tierra. El consejo divino es que Josué será su sucesor y que debe colocar sobre él una porción de su dignidad, es decir proclamarlo EL MISMO MOISÉS como su sucesor y darle al autoridad en público.
Abraham entendió en al altar que estaba en transición, sino es así solo lucharemos por perpetuar, veremos gente, circunstancias y eventos. En el altar descubrimos que Dios maneja los hilos de nuestra historia como el alfarero da forma y conoce nuestros límites y tiempos.
ACEPTAR LA TRANSICIÓN COMO PARTE DE LA VIDA ES SABIDURÍA
- NADA PERMANECE PARA SIEMPRE
La historia del rey Saúl y David nos permite ver cómo muchas personas se aferran a sus posiciones o seguridad y no aceptan las transiciones determinadas por Dios. El tiempo que transcurre desde el ungimiento del joven David hacia su pleno reinado se caracteriza por las transformaciones o revelaciones de lo que había en el interior de los protagonistas de dicho tiempo. Las transiciones dividen las aguas, profundizan las convicciones o hacen que se pierda el control, sacan a luz del día las intenciones de los corazones, blanquean el claroscuro de las relaciones, muestran la política humana que no prevalece ante la voluntad divina. En otras palabras dejan bien establecido lo que realmente somos. Puede que en temporadas afortunadas nos conduzcamos con discreción y prudencia pero es difícil continuar haciéndolo frente a la injusticia, la manipulación y la traición.
Veamos las distintas reacciones… (ref. bíblica 1 de Samuel a partir del cap. 16)
Saúl
Jonatán
David
Se llena de envidia
Abandona su posición y su misión
Se obsesiona por permanecer
Idea trampas, intenta matar, persigue, traiciona.
No visualiza sus verdaderos enemigos. (23.27)
Conocedor de los tiempos, profetiza sobre su amigo (20. 13-15)
Establece pacto con el futuro rey, David, reconociéndose como el segundo (23. 17)
No traiciona ni a su padre ni a su amigo.
Se conduce con prudencia
Busca refugio en tierra extraña (21.10-14)
Se esconde en Adulam y forma un equipo (22.1-2)
Es traicionado por quienes se había arriesgado (23.6-14)
Aprende a confiar en Dios y en sus tiempos (30.8-9)
LOS CAMBIOS SON INEVITABLES PERO LA MANERA DE AFRONTARLOS FORJARÁ NUESTRO CARÁCTER
- CAMINAR EN SUS PROMESAS EN MEDIO DE LA TRANSICIÓN
El claro ejemplo de la vida de David nos permite observar que hay una gran diferencia entre quien juega sabiendo todas las estrategias y el que no las conoce. Esto es aquel que ha dispuesto su corazón para atender las PALABRAS DE DIOS hacia su vida. En medio de las transiciones debemos buscar la guía del Señor para conocer su voluntad hacia el futuro, esperar su revelación y movernos en temor. Puede que seamos engañados por nuestra humanidad pero si estamos dispuestos a escuchar su voz Él hablará claramente y tendremos que obedecer. Saúl no pudo entender el futuro pero tanto el sacerdote Samuel, quien unge a David, como Jonatan reconocieron el designio divino.
“El Señor dice: Te haré entender, y te enseñaré el camino que debes andar, sobre ti fijaré mis ojos”. Salmo 32.8
LA ESTABILIDAD SOLO LA TENEMOS EN EL ÚNICO QUE NO CAMBIA
CONCLUSIÓN:
A lo largo de la vida tendrán lugar en nuestra vida muchas transiciones, el paso de los años, las pérdidas de familiares, cambios de trabajo, mudanzas, y un sin fin de sucesos. En ocasiones vamos a poder prepararnos para atravesar esta etapa pero en otras nos sobrevendrá sin anunciarse y de seguro terminará siendo una crisis. Cuando nuestros planes son modificados y lo que parecía seguro deja de serlo, se pone a prueba nuestra fe y confianza, y entramos en un entrenamiento espiritual, donde la dependencia y rendición a la soberanía de Dios nos sostendrá.
Las transiciones no solo nos cambian a nosotros sino también lo que nos rodea, quien aprende a transitarlas con sabiduría saldrá de ellas mucho mejor de cómo entró.
ES NECESARIO ESCUCHAR LA VOZ DE DIOS EN MEDIO DE LAS TRANSICIONES
Algunos consejos para atravesar estos momentos:
- Confía en el Señor
- No dejes de orar
- Estudia la Palabra
- Congrega con regularidad
- Busca rodearte de gente de fe que levante tus brazos
“Dios me arma de fuerza y hace perfecto mi camino” Salmo 18.32 (NTV)
RECORDAMOS LAS PALABRAS CLAVES: TRANSICIÓN / CAMBIOS / SABIDURÍA
PREGUNTAS:
¿Recuerdas alguna transición importante en tu vida? ¿Puedes compartirla con otros? ¿Qué has aprendido de esta lección que te ha bendecido? ¿Puedes ver a Dios en control de todo lo que ocurre a tu alrededor?
ORAMOS:
“Precioso Dios, tú eres el que ha diseñado el plan perfecto para nosotros, no queremos equivocarnos, por eso rendimos nuestra voluntad ante ti, esperando que nos abras el entendimiento nos humillamos a escuchar y obedecer tus indicaciones. Te pedimos perdón por no haber aceptado los cambios y las transiciones, ahora comenzamos a ver con claridad que TU SIEMPRE ESTUVISTE EN CONTROL DE TODO. Confiamos plenamente en ti, en el nombre de Jesús, AMÉN”.

Lección 2: Entendiendo las Transiciones (Parte 2)

Lección 3: El Corazón del Padre (Parte 1)

OREMOS:
“Padre celestial hoy venimos a reconocerte como tal, nuestra necesidad de amor nos lleva a buscarte con todo nuestro corazón, a refugiarnos en tus brazos y encontrar descanso para nuestra alma. Eres el padre por excelencia quien nos ha mostrado su pasión por nosotros al entregar a su propio hijo para salvarnos. Háblanos y enseñanos, en el nombre de JESÚS, AMÉN”
PALABRAS CLAVES: AMOR / PADRE / DESCANSO
INTRODUCCIÓN:
Recuerdo aquella vez que intentaron unos ladrones entrar en la casa, estábamos solos pues papá había viajado; los mismos rompieron de tal manera la puerta de acceso que si hubieran pasado seguramente nos hubieran golpeado, gracias a Dios los vecinos advirtieron el hecho y huyeron sin poder hacer nada. Lo cierto es que el temor se apoderó de todos nosotros, las dos noches que siguieron nadie pudo conciliar el sueño, hasta que volvió papá y una vez que se quedó en casa todos descansamos, nada había cambiado, solo que nuestra protección ya estaba con nosotros.
La expresión de amor de un padre ocupa un papel crucial en la percepción de la autoridad, en la seguridad pero sobre todo en la imagen que tenemos de nosotros mismos :
-todos necesitamos pertenecer, sentir que nos desean y nos aceptan, nos quieren y disfrutan de nuestra compañía.
-todos necesitamos ser dignos y poder decir con confianza que somos buenas personas, somos la expresión creadora de Dios.
-todos necesitamos sentirnos competentes, capaces de hacer algo y superar nuestras adversidades.
¿Cómo se afirma todo esto en nosotros? A través del amor del Padre. Ahora, cuando no lo tuvimos, o nos abandonó, o tal vez ha sido un mal ejemplo. ¿Qué ocurre?
VERSÍCULO LEMA:
“Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna”
San Juan 3: 16
“Dios no nos negó ni siquiera a su propio Hijo, sino que lo entregó por nosotros, así que también nos dará junto con él todas las cosas”.
Romanos 8:32 (TLA)
DESARROLLO:
Háblame de tu padre puede que no puedas ver a Dios claramente porque lo comparas con él.
Si tu padre fue distante, impersonal, nada cariñoso, que te mostraba indiferencia, puede que veas a Dios así.
Si tu padre fue agresivo, nada considerado, que no te valoró y hasta te utilizó, puede que veas a Dios así.
Si tu padre fue un sargento que siempre exigía, intolerante y enfurecido, puede que veas a Dios así.
Si tu padre fue débil de carácter, no pudo ayudarte, al contrario tú debías hacerlo, puede que veas a Dios así.
Si tu padre fue excesivamente crítico y se metía siempre con dureza en tu vida, dudaba de tus capacidades y te desanimaba cuando intentabas algo, puede que veas a Dios así.
Ahora si tu padre fue excepcional también puede que no puedas ver a Dios como padre porque consideras que tu necesidad de Padre está satisfecha.
Lo cierto es que el amor del Padre no puede compararse con el de nadie: “Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros”. Romanos 5: 8. Y tenemos que renunciar a la imagen distorsionada del padre para permitir que la identidad del hijo de Dios pueda ser real en nosotros.
TIENES QUE DEJAR DE LLORAR POR EL PADRE QUE SE FUE O NUNCA ESTUVO NO SEA QUE LLEVES DOLOR AL CORAZÓN DEL PADRE QUE SIEMPRE ESTARÁ
Perdona a tu padre. Para recibir el amor del Padre es necesario olvidar el dolor que nuestros padres terrenales nos causaron, dejar de arrastrar el sufrimiento y el resentimiento, asumir los asuntos pendientes en la relación entre tu padre y tu. También tienes que dejar de culpar o buscar otros responsables, y negarte a aceptar lo que pasó, permitiendo que Dios sane las heridas. Lo cierto es que si no cortas con ese pasado seguirás viendo distorsionado tu presente, cuando reconoces tu necesidad de sanidad, es cuando estás dispuesto a perdonar y soltar. Si tu padre terrenal no vive puedes hablar con Dios al respecto y si aún vive tendrás la oportunidad de bendecirlo con el perdón.
La Palabra de Dios es clara al respecto, nosotros somos los que tenemos que hacerlo realidad: “Por lo tanto, el que está unido a Cristo es una nueva persona. Las cosas viejas pasaron; se convirtieron en algo nuevo”. 2 de Corintios 5: 8 (DHH)
LA ÚNICA MANERA DE SER LIBRES Y EXPERIMENTAR LA ABUNDANCIA Y LA GRACIA DE DIOS ES POR MEDIO DE LA LIBERACIÓN DEL PERDÓN.
Ahora hablemos del amor del Padre celestial. Veamos qué nos dice en su Palabra:
Se preocupa y se interesa por los detalles más íntimos de nosotros (San Mateo 5: 25-34)
Nunca se dará por vencido en lo que ha planeado para nosotros (San Lucas 15: 3-32)
Está siempre a nuestro lado (Hebreos 13:5)
Está a nuestro alcance por medio de la oración (San Juan 14: 13-14)
Está al tanto de todas nuestras necesidades (Isaías 65: 24)
Nos creó con amor para que tengamos relación eterna con Él (San Juan 3: 16)
No nos condena (Ro. 8: 1)
Nos consuela (2 Co. 1:3-5)
Nos fortalece por medio de su Espíritu (Ef. 3: 16)
Nos limpia de nuestros pecados (He. 10: 17-22)
Está siempre a nuestra disposición (Ro. 8: 38-39)
Nos ayuda a la hora de la tentación (He. 2:17-18)
Él desea que seamos libres (Gá. 5: 1)
LA GRAN PREGUNTA ES: ¿QUÉ IDEA TIENES ACERCA DE TU PADRE DIOS?
CONCLUSIÓN:
Dios escogió amar a todos por igual sin buscar razones para hacerlo, porque su amor sale de su corazón. La expresión de su amor en nosotros nos lleva a amar a otros como Él lo hace, a reconocer nuestro propósito y el de Dios en los demás. El Padre nos ve en nuestro potencial, apuesta por nosotros, ha decidido no abandonarnos jamás y llevarnos a ser la mejor versión de nosotros mismos.
El gran anhelo de Dios es que lo conozcas como tu Padre, espera que dejes de prodigar amor y sentirte vacío e incompleto, quiere quitarte el manto de orfandad y darte el de Hijo legítimo fruto de su intenso amor. Espera que así como en casa pudimos descansar cuando “papá” llegó tú también descanses porque PAPÁ DIOS LLEGÓ PARA QUEDARSE.
DIOS NOS HA CREADO PARA QUE SEAMOS EL PRINCIPAL OBJETO DE SU AMOR
RECORDAMOS LAS PALABRAS CLAVES: AMOR / PADRE / DESCANSO
PREGUNTAS:
¿Puedes hablar de tu padre terrenal? ¿Has decidido soltar tu pasado? ¿Conoces a Dios como Padre? ¿Has experimentado su amor? ¿Te sientes completo en su amor?
ORAMOS:
“Señor amado, quiero recibirte plenamente en mi corazón como Padre, dejame ver todo aquello que aún me cuesta olvidar y soltar, sana las heridas de mi pasado y ayúdame a verme como tú me ves. Necesito tu abrazo, tu ternura y tu aceptación, decido no soltarme de tu mano por el resto de mi vida. Eres mi “Papá bueno” y me siento feliz por eso. En el nombre de JESÚS, AMÉN”.

Lección 3: El Corazón del Padre (Parte 2)

Lección 4: Somos Hijos del Más Grande

El texto de esta clase aún no fue publicado. Lo vas a ver acá tan pronto como esté en facebook.

Lección 4: Somos Hijos del Más Grande (Parte 2)

El texto de esta clase aún no fue publicado. Lo vas a ver acá tan pronto como esté en facebook.

Lección 5: Nombre Sobre Todo Nombre

OREMOS:
“Señor, nos presentamos delante de ti porque necesitamos reconocer la grandeza del nombre sobre todo nombre de nuestro amado Salvador Jesucristo. El enemigo de nuestras almas conoce muy bien este misterio y no resiste confrontarlo. Háblanos de esta grandeza, revélanos este invencible poder, y ayúdanos en nuestra debilidad a levantarlo y exponerlo delante de un mundo en sufrimiento. En el nombre de JESÚS, AMÉN”
PALABRAS CLAVES: PODER / NOMBRE / LEVANTAR
INTRODUCCIÓN:
En cierta oportunidad tuvimos que realizar un trámite que requería de mucho tiempo de espera y de la amabilidad de algún empleado que apresurara el mismo, lo cierto es que alguien influyente se acercó y nos dijo: “Vayan en mi nombre”. ¿Qué crees que pasó? Claro que sí, nos atendieron rápidamente y pronto resolvieron el asunto. Con todo esto quiero preguntarte, si alguien humano puede tener semejante influencia y autoridad, ¿cuánto más el nombre del Creador de todas las cosas? ¿Aquel por el cual el universo entero se sostiene y nadie puede vencer?. Muchos cristianos aún somos ignorantes al alcance de este nombre, nos invaden las dudas y el temor, y no hemos comprendido que está a nuestro alcance para impartirles su paz. Por otro lado, el enemigo de nuestras almas conoce perfectamente la autoridad de ese nombre y cuando lo utilizamos inmediatamente huye, porque no resiste ser confrontado por EL.
VERSÍCULO LEMA:
“Cualquier cosa que ustedes pidan en mi nombre, yo la haré; así será glorificado el Padre en el Hijo. 14 Lo que pidan en mi nombre, yo lo haré”.
San Juan 14: 13-14
DESARROLLO:
Los nombres nos distinguen de otras personas y en las Escrituras tienen un significado especial, cuando Dios pone un nombre describe una personalidad. Por ejemplo, Abraham “padre de muchas naciones” (Génesis 17:5). En cuanto al nombre de Jesús el mismo Dios envió un ángel a instruir a José para que se lo llamara así “porque él salvará a su pueblo de sus pecados” (San Mateo 1:21). Este nombre revela su carácter y su misión. Veamos cómo tenemos que utilizarlo:
Tenemos que orar siempre al Padre y en el nombre de JESÚS. Uno de los errores que cometemos a diario es dirigir nuestra oración a Jesús, cuando el realidad él mismo enseñó que nuestra comunicación tiene que ser al Padre pero apelando a él como mediador. Veamos lo siguiente:
Jesús mismo en San Juan 16: 23 nos ha dejado una promesa “cuando pidamos algo, debemos hacerlo siempre a nuestro Padre celestial, en el nombre de su muy amado Hijo, para que nos sea concedido”.
También les dijo a sus discípulos en San Juan 16: 24a que hasta ahora no habían pedido nada en su nombre, como si todavía no hubieran empezado a orar en serio. Él continúa diciendo pidamos y recibiremos. Nuestra alegría está en las grandes y poderosas respuestas del Señor, cuando oramos en su nombre.
NOS DIRIGIMOS AL PADRE POR MEDIO DE SU HIJO, NUESTRO INTERCESOR
RECUERDA QUE DIOS ES OMNIPOTENTE
Tenemos que desatar el poder que hay en ese nombre. Veamos el libro de los Hechos capítulo 3, donde Pedro y Juan se dirigen al templo y encuentran un hombre enfermo y en el vs. 6 la declaración contundente de Pedro: “No tengo plata ni oro, pero lo que tengo te doy, en el nombre de Jesucristo de Nazaret, ¡levántate y anda!”. Esto no es usar este nombre como una fórmula mágica sino la certeza de que reconocemos la autoridad que hay en él y confiamos plenamente en que nos respalda. Entonces al hacerlo correctamente liberamos el poder que quiere expresarse, echamos fuera los demonios (San Mateo 16: 17). Pero cuidado nuestra autoridad descansa en lo que ese nombre representa para las tinieblas, recuerda esta historia en Hechos 19: 13-16.
EL NOMBRE DE JESÚS SIGNIFICA PODER PARA HACER REALIDAD LAS COSAS QUE PEDIMOS CONFORME A SU VOLUNTAD.
Tenemos que hacer todo lo que hacemos, sea de palabra o de hecho, en ese nombre, dando gracias al Padre por medio de él, según Colosenses 3:17, “Esto es obedecer y entender cómo se mueve en medio de nosotros”. Y en el versículo 23 agrega: “y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres”. Hacer cosas en su nombre es hacerlo como su representante a apoderado, y bajo sus órdenes, como siervos. Entonces debo tratar a los demás como lo haría Él y hacer con ellos como si lo hiciera para el Señor.
LA GRAN PREGUNTA EN CADA SITUACIÓN ES: ¿CÓMO LO HARÍA JESÚS?
Además como dice Efesios 5: 20 en él recibimos todas las cosas y por él suceden las mejores por eso nuestra gratitud tiene que ser en su nombre. Al hacerlo confesamos con hechos nuestra sencilla y genuina fe en nuestro Salvador.
Tenemos que levantar el NOMBRE SOBRE TODO NOMBRE. Si buscamos el nombre con mayor jerarquía a lo largo de la historia no encontraremos otro que el de Cristo, el es el lirio de los valles, la rosa de Sarón, la estrella de la mañana, el resplandor de su gloria, el sol de justicia, el buen pastor, el Redentor. También es el Admirable, Consejero, Dios Eterno, Príncipe de Paz. Jesucristo es el KYRIOS: el jefe, el dueño, el amo, el soberano, la máxima autoridad.
CUANDO CONFESAMOS QUE JESÚS ES NUESTRO SEÑOR ESTAMOS RECONOCIENDO QUE MANDA, ES EL JEFE QUE DIRIGE NUESTRA VIDA
CONCLUSIÓN:
El Señor nos enseñó a orar a través del Padrenuestro que comienza diciendo “santificado sea tu nombre”, siendo nosotros creados a la imagen del Creador lo reflejamos en la tierra, siendo quienes traen paz, alegría, seguridad, descanso, fe, etc. Es la tarea que se nos ha encomendado, somos quienes tenemos que santificar su nombre.
Por eso te invito a que tomes una decisión: Levanta ese nombre por encima de los otros nombres: el temor, el abandono, la queja, la enfermedad, la tristeza, la división, la pelea y cualquier tipo de amenaza.
Filipenses 2: 9-11 «Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre»
Llegará el día cuando toda la humanidad entera se arrodillará delante de la presencia de nuestro Señor, es muy grande esta promesa, pero lo veremos con nuestros ojos.
ESTA ES NUESTRA FIRME ESPERANZA
RECORDAMOS LAS PALABRAS CLAVES: PODER / NOMBRE / LEVANTAR
PREGUNTAS:
¿Has quedado admirado por la implicancia que alcanza el nombre de nuestro Señor? ¿Consideras que usas ese nombre correctamente? ¿Has experimentado el poder que tiene al pronunciarlo con fe? Cuéntanos alguna experiencia. ¿Necesitas aplicar ese nombre a alguna situación presente?
ORAMOS:
“Háblanos Dios y enséñanos a levantar el nombre del más grande sobre todos nuestros temores y acechanzas, afirma en nosotros la convicción del poder que se desata a través de ese nombre sobre todo nombre, ayúdanos a no usar en vano ese gran nombre. Hoy entendemos que debemos representarlo ante el mundo y nos disponemos a hacerlo. En el nombre de JESÚS, AMÉN”


© Copyright 2021 Ministerio Renuevo.

Sitio creado por Santiago James · contacto